Páginas vistas en total

sábado, 13 de agosto de 2011

Cosas que me han llamado la atención de Sexo en Nueva York

A falta de ver las dos películas con sobreaviso de lo mierdera que es la segunda, he ido recopilando, a partir de la 3ª temporada de la serie, algunas cosas que me han dejado DA WHAT?



Cuando comencé a ver la serie, no estaba libre de prejuicios. La fama que LA precede y, sobre todo, a su protagonista, de adalid del estilo e icono de la moda y el buen gusto, me dejó noqueado con esta imagen de lo que significa realmente el amor: poder lavarte los dientes a la vez con tu novio, con unas bragazas a juego con la carpa del circo del sol que revisten las nalgas de tu compañero forever.


No, esta foto no es para comentar las miles de pelucas que Samantha lleva durante sus sesiones de quimio, lo cuál me parece fabuloso (como se lo parece todo a ellas), sino porque me encanta que en Nueva York sea trendy salir a tomar algo con las amigas con los guantes de fregar que tengo debajo del fregadero. ¡¿ Y no es fabuloso poder dejárselos puesto en el interior de un restuarante chick?!


Me parece sumamente hortera pasear por calesa por Sevilla. Ergo, es igual de horrible pasear en calesa por Central Park. ¿A qué viene eso?


Sé que llaman mucho la atención algunos estilismos de Samantha por estrambóticos, o los tapizados de sofá que se pone el amigo gay de Carrie, o el estilo lesbo-mostacha que muchas veces lleva Miranda, pero... Vamoooooos, ese conjunto de Carrie de madre soltera de los suburbios de una gran ciudad no puede dejar indiferente a nadie.


Me encantan los efectos especiales de la serie. Para una vez que los usan, la cagan. Así, estáticamente, no se aprecia que la mariposa está hecha por ordenador. Pero, bah, ¿qué más les da? Había vestidos, tetas y zapatos. ¡Fabuloso!


La doctora Miranda Bailey se pagó sus estudios de medicina haciendo de policía pro Nueva York. Luego se trasladó a Seattle donde se folla a hombres años luz más guapos que ella. Casi igual de real que la mariposa de la foto anterior.


El broche de oro lo pone, sin lugar a dudas, el colgante de Pachá Ibiza que luce la pija de Charlotte en un capítulo. Como he dicho al principio, aún me queda por ver la segunda película y no descarto que alguna de ellas lleve pendientes de Playboy, un bolso de Emily the strange o cualquier otro accesorio de Hello Kitty.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores