Páginas vistas en total

jueves, 29 de septiembre de 2011

Mujeres, hombres y vicioversa

Hoy era el turno de los chicos. De los machos. De los tronistas. De los reyes de verdad de ese programa sociológico. Tras un vídeo en el que uno de ellos se enrollaba con una mujer muy guapa, otra de ellas le ha dicho así sin florituras, todo de golpe, sin anestesia:

"CALENTORRA"

Y luego ha seguido:

"SOIS TODAS UNAS CALENTORRAS"

Y se abrió la caja de los rayos. Todas las mujeres y sus piercings han apuntado a la que, embutida en unos leggins de leopardo sin más vestimenta encima que una camiseta y unas extensiones, ha osado mancillar la honra de esas virginales vestales temerosas de Dios y la cara lavada. Y los insultos en panocho, andaluz, manchego y demás acentos musicales se han sucedido ante la monumental erección  del tronista:


"FEA"
"CALENTORRA TÚ"
"TE HAS QUITAO LOS HIERROS Y SE TE HA SUBÍO"

Qué clase, qué lenguas afiladas de chupar pollas de leer a Góngora y a Quevedo. Hasta aquí todo normal hasta que se ha producido el siguiente diálogo:

"- ¡PRIMATE!
- ¿QUÉ? ¡NO TE INVENTES PALABRAS!"

Sí, lo sé. Yo también me he quedado anonadado, patidifuso, ojiplático, frío, tieso, lívido, asombrado. ¿Cómo una mujer no sabe lo que quiere decir primate cuando la definición más gráfica que puede existir del término es su tronista?




jueves, 22 de septiembre de 2011

El árbol que te quita la vida

Tengo una vida y me la he llevado hoy al cine a ver la última película de Terrence Malick, El árbol de la vida. Esta es la típica película que todo el mundo cree internamente que debe ir a ver al cine, ya que se ha estrenado -según mi percepción- envuelta en una atmósfera de distinción y metafísica que hace las delicias de todo pseudointelectual. Este aura impulsada por un gran reparto convierte este largometraje (literalmente, porque dura 2 horas y 20 minutos) en la versión moderna del cuento El traje nuevo del emperador, es decir, todo moderno que se precie se dirá a sí mismo y, sobre todo, lo comentará con  los modernos de su manada, que la película es una auténtica obra maestra del autor. Que ha provocado en él una orgía de sensaciones que erupcionaban en su interior una tras otra y a veces todas juntas y abrazadas durante 140 minutos. Sin embargo, internamente, sabrán que la película es un auténtico coñazo, capaz de sacar de la sala a 6 personas en un cine de Alicante un miércoles por la noche.

En mi opinión, El árbol de la vida tiene un hilo argumental (y digo LITERALMENTE 'hilo argumental', es decir, una imperceptible cuerda que une los acontecimientos sin sentido de la película) trillado y que personalmente aborrezco: Relaciones familiares tortuosas de amor-odio con un padre severo que en el fondo quiere a sus hijos y una madre que los mima sin parar. Dos formas de criar completamente radicales, distintas que, como no, provocan que papá y mamá no vayan a darles más hermanitos porque ya no se soportan. Además hay dinosarios, paisajes y más fundidos en negro que  los que tiene Kiko Rivera un sábado por la noche.

Esa historia cobra vida a través de un guión que apenas tiene más palabras que las instrucciones de las palomitas de maíz que deberéis comeros viendo otra película. Los personajes no hablan casi y, cuando lo hacen, es para hablar con Dios, un ser supremo que no responde porque o no existe, o Malick se lo ha gastado todo en los fondos de pantalla de Windows que invaden alrededor del 40% del tiempo del film y no le ha dado para el caché del Omnipotente.

La historia comienza con la muerte de un hijo, lo que, naturalmente, lleva a media hora de descripción del origen de La Tierra cuando la madre pregunta y se pregunta por qué se ha llevado a su hijo. Una vez que se llega al presente de la historia, cobra protagonismo el hijo mayor, a través de cuyos ojos se nos muestra a un padre autoritario, recto y severo que le decepciona profundamente por no predicar con el ejemplo que trata de imponerles.

La siempre cincelada en el mejor mármol del mundo Jessica Chastain interpreta su papel lo mejor que puede. Está más bella cuando llora y el director lo sabe, así que le da dos tranquimacines y le canta cosas tristes al oído mientras duerme para que dé vida a una madre que no deja de pasear y andar mientras llora, o se moja aquí y allá con los aspersores del jardín mientras corretea con sus hijos. Por lo que respecta a Brad Pitt, luce una bipolaridad paternofilial que, según dicen por ahí, era propia de los años 50 ("llámame señor", "ahora quiero que me quieras y me abraces", "castigadodameunbeso".), encarnando un personaje plano que no le va a hacer conseguir ningún Óscar. Eres el rival más débil, adiós. Lo más perturbador de todo es las caras que no deja de poner en la película.

Entre fundidos en negro y juegos de luces, hace su aparición estelar Sean Penn, que comienza su interpretación levantándose en una casa con una esposa con la que no interactúa jamás. Atribulado por lo que creo que es la muerte de su hermano (que, por lo visto, fue hace 10 salvapantallas, es decir, hacía 20 años en la historia), va a trabajar a un sitio con techos muy altos por el que se dedica a andar con la mirada perdida y las voces de los demás personajes que le hablan bajito, para darnos a entender que está absorto en sus pensamientos.

Una playa. Mucha luz. Agua clara, arena oscura. Mucha gente andando a su aire. No es un videoclip de los 40 Latino sino el final de la película. No ha pasado nada pero la madre y el padre jóvenes se besan y abrazan y besan y abrazan a sus hijos pequeños y a su hijo grande Sean Penn que también está ahí aunque luego se va para seguir a su hermano mayor que, en realidad, es pequeño.

No sé si todos están muertos o sólo algunos, si Sean Penn es el hijo mayor o es el mediano, pero me he pasado dos horas y media lamentando no haber ido a ver Cómo matar a tu jefe o Con derecho a roce. Porque a la hora de tirar el dinero, prefiero ver a los mismos gilipollas de Hollywood de siempre hacer las mismas cosas de siempre si, por lo menos, ello me permite ver algún torrrrrso maravilloso o echarme unas risas compartidas con mi acompañante.

ARTURO DIXIT

sábado, 17 de septiembre de 2011

Querido seguidor

Hemos superado las 1000 visitas. Sé que todos sois familiares y amigos, pero estoy tan emocionado que voy a aprovechar este momento para promocionarme en otras redes sociales, simulando que existe una bidireccionalidad entre mi Twitter y mi Blog que realmente no es tal. Pero así me iré a dormir a gusto, profundamente, REM perdido.

Así que ya sabes, si quieres hacerme algunas pregunticas y nos reimos todos un buen rato, no dudes en visitarme en



Y por supuesto, no dejes de seguirme en






Querido lector:


Te espero.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

"A su lado avanzaba un mozo con un carrito de aluminio en el que se amontonaba el equipaje, una prodigiosa cantidad de maletas, todas ellas pertenecientes al mismo juego, de cuero color vainilla con adornos de cuero color chocolate en las costuras. Vulgar, pero no tan vulgar como Louis Vuitton, pensó Sherman"


Tom Wolfe escribió en 1987 La Hoguera de las Vanidades. Ya en esa fecha, las maletas Louis Vuitton eran consideradas una vulgaridad. Y la gente se sigue empeñando, 24 años después, en comprar el dichoso juego.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Yo también quiero dedicarle una entrada a la Vogue Fashion Night Out '11 (VFNO '11). Porque una entrada que tiene que ver con el mundo de la moda siempre tiene muchas visitas. Y quiero llegar a las 900. También estoy preparando una entrada sobre sexo para llegar a las mil. El fin justifica los medios en mi blog.

El caso es que ayer por la tarde, antes de mi venazo vigoréxico en el que me puse a hacer ejercicio con musiconcio del bueno como si no hubiera un mañana, me puse a ver la galería que la propia página de la VFNO había preparado. Además de los modelitos, me fijé en los pies de foto. Eran todos dispares: Unos analizaban los modelitos, otros enumeraban las marcas, otros hablaban de los proyectos de los famosos y otros simplemente los mencionaban. Me dije "Qué difícil debe de ser poner un pie de foto a tantísimas instantáneas". Así que aquí va mi pequeña aportación:



El humorista Julián López interpretando a uno de sus caracterísiticos personajes.


La ego-blogger, diseñadora, reportera, cantante, modelo, escritora, froilana de todos los santos, Miranda Makaroff (da Vinci)

Roberto Hoyos más joven que en Al salir de clase
La actriz y presentadora Mar Saura apostó por un look años 20, es decir, decidió vestirse como si tuviera 20 años

 La prestigiosa diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada junto a su menopausia, vestidas de morado y rojo puñetazo en el ojo


Y ya está porque yo no trabajo para Vogue y no me están pagando estos pies de foto. ¡Buen fin de semana! Comida basura para todos.

martes, 6 de septiembre de 2011



Me acabo de enterar de muchas mentiras que nos enseñaron en el colegio. Una de ellas es la convicción de que el Universo es negro cuando, recientemente, se ha descubierto que es beis (aunque a mí me gusta escribir beige y pronunciarlo cada vez de una manera distinta. Se puede saber mucho de una persona cuando pronuncia beige. Beich, es una persona natural, sin complejos, merece la pena acostarse con ella. Beish es un blogger de moda. HUYE)

Ea. ya está. Ya están todos los wiccans y otros raritos espirituales en armonía con el Universo quemando sus ropas negras y comprando BEISH a mansalva en las webs de Inditex. De ahí su colapso y que mi amada amiga Helia con H no pueda comprar y hacerse con una cámara de fotos de regalo.

FUCK WICCANS

Edito: Ahora que lo pienso también puede saberse mucho de una persona según cómo (¿o "como", sin tilde? desde que los profes han corregido la carta de Espe no sé cómo (!¿o como?!) coño se escribe) pronuncie PIZZA. Si dice pitsa es un gilipollas como yo que trata de pronunciarlo como es debido. Si dice piza es un dejado. Si dice piCSa es un egoblogger, FIJO. Lo mejor es pronunciarla con dos Zs: piZZa, con saliva en faz ajena incluida, si no, eres un dejado.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Ya tengo el billete para irme a vivir a Londres. He mandado miles de currículums a bares, restaurantes, hostales y hasta señoras ricas que buscan nanny español(A) para sus vástagos. Nadie me responde. Tampoco tengo donde vivir y ninguna de estas prendas:




Y lo necesito todo para sentirme integrado en esa ciudad tan británica.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores